• El acceso a los recursos naturales, como el agua, es un derecho fundamental para el desarrollo económico y social

  • La cooperación al desarrollo promueve iniciativas de economía productiva y sostenible

  • Las crisis derivadas de catástrofes naturales o conflictos requieren respuestas múltiples que alivien el sufrimiento humano, garantizando la subsistencia y protección de los derechos humanos.

  • El derecho universal a la educación debe ser una prioridad imprescindible para lograr una sociedad más justa y equitativa

  • La educación al desarrollo promueve una sociedad comprometida con la erradicación de la pobreza y con el desarrollo humano y sostenible

  • Una mayor autonomía, recursos y poder de decisión de las mujeres favorece el progreso económico y social de los pueblos